Noticón de Soneros de La Cava - Estación Latina

2 de marzo de 2007
Noticón de Soneros de La Cava - Estación Latina
(Cra. 91 No. 147-55 - Suba, Centro Comercial Pórticos)


En este especial continuamos con la historia de La Sonora Ponceña, nuestra invitada del mes. (Tomada de colección Discográfica “Tributo a la Sonora Ponceña”, de José Arteaga).

“Al año siguiente los buenos tiempos comenzaron a dar sus frutos. Tres discos de 78 revoluciones materializaron el sueño de don Enrique. En el último de ellos la Sonora Ponceña acompañó a los boleristas Felipe Rodríguez y Pedro Ortiz Dávila “Davilita”. Las tapas de refresco volvieron a utilizarse por el joven pianista a quien ya llamaban Papo... Papo Lucca.

“Durante los años sesenta Papo se convirtió en la figura de mostrar por parte de la Sonora. Los empresarios comenzaron a puntualizar en los contratos la necesidad de contar con el chico sobre todas las cosas. Papo atraía todas las miradas, aunque no solo por su juventud sino también por su talento, que a todas luces era innegable. A medida que la década transcurría el joven pasaba de ser orgullo de su papá a ser orgullo de su ciudad.

“Pedro Páez representante del sello Inca, estaba interesado en la Sonora y así se lo transmitió a don Enrique, quien no dudó en firmar el contrato que pusieron bajo sus manos. Con algunas canciones compuestas por los integrantes del grupo y otras originales de Arsenio Rodríguez la Sonora Ponceña graba su primer disco de larga duración (LP) titulado “Hacheros pa’ un palo” y todos los arreglos estuvieron a cargo de Papo Lucca.

“El disco y en especial el tema que le dio el nombre al álbum se convirtió en un hit radial en Nueva York, tanto como la segunda grabación “Fuego en el 23” realizada un año más tarde en 1969. La Sonora estaba integrada en ese entonces por los cantantes Luigui Texidor, Tito Gómez, el bajista Tato Santaella, el timbalero Mike Ortiz, el conguero Félix Torres, el bongosero Francisco Alvarado y los trompetistas Carmel Rivera, José Rodríguez, Delfín Pérez y Ramón Rodríguez, don Enrique y en el piano Papo.

Desde Puerto Rico a Nueva York

“Los primeros discos de la Sonora Ponceña no dejaban de ser extraños a pesar de su sonido brillante. La agrupación se hacía llamar Sonera, tenía formato de orquesta, pero sonaba como un conjunto y la razón era evidente, aun estaba bajo la influencia de la música de Arsenio Rodríguez, un sello indeleble en la mayoría de los conjuntos de la época, por lo cual llegó a parecerse un poco a la agrupación La Perfecta de Eddie Palmieri, aunque la sección de vientos de esta última estaba centraba en los trombones”.

Este fin de semana continuamos con la muestra discografía de la Sonora Ponceña, pero además con la colección de Soneros de La Cava escogida por del Profe Willie y de Carlos Alejandro.

Como la rumba no para esperamos que el profe Armando regrese para compartir con nosotros su infatigable goce cubano.

Como tuvimos algunas dificultades en la emisión de estas notas, le damos un cumpleaños aplazado a Patricia (para más señas la novia de Yuba) y este fin de semana a Carlos Alejandro que llega a sus “ti cinco abriles”, que reciban muchos besos y abrazos.



_______________
Letras: Elsy Susana.

Videos del Mundo Salsero

Loading...